Estudio revela que se puede morir de felicidad

La sobreexcitación que experimentamos en las bodas, las fiestas de cumpleaños o con una sorpresa puede letal para nuestro corazón.






Hoy 18:18 -
La revista 'European Heart Journal', reveló un sorprendente estudio que afirma que un exceso de emoción positiva puede llegar a ser fatal para nuestra salud porque puede dar lugar a un síndrome cuyos síntomas son parecidos a los de un infarto.
Cabe destacar que desde 1990, fecha en la que se identificó por primera vez el 'síndrome del corazón roto', se pudo detectar y analizar los datos de los primeros 1.750 pacientes registrados a través de la colaboración de 25 centros de nueve países.
De esta manera, vieron que la mayoría de los ataques fueron provocados durante episodios de angustia emocional severa, tales como el dolor, el miedo o la ira. Sin embargo, observaron que 20 de estas personas habían sufrido este trastorno cardiaco tras hacer vivido una situación feliz y alegre, como puede ser una fiesta de cumpleaños, una boda o el nacimiento de un nieto.
"Los médicos deberían ser conscientes de esto y considerar también que los pacientes que llegan a urgencias con síntomas de infarto, como dolor en el pecho y dificultad para respirar, pero después de haber vivido una situación feliz o emotiva, podrían estar sufriendo este síndrome", explica la cardióloga Jelena Ghadri, autora principal del estudio para el sitio RT. Asimismo, Ghadri apunta que sus hallazgos sugieren que tanto los acontecimientos felices de la vida como los tristes pueden "compartir vías emocionales similares".


La revista 'European Heart Journal', reveló un sorprendente estudio que afirma que un exceso de emoción positiva puede llegar a ser fatal para nuestra salud porque puede dar lugar a un síndrome cuyos síntomas son parecidos a los de un infarto.

Cabe destacar que desde 1990, fecha en la que se identificó por primera vez el 'síndrome del corazón roto', se pudo detectar y analizar los datos de los primeros 1.750 pacientes registrados a través de la colaboración de 25 centros de nueve países.

De esta manera, vieron que la mayoría de los ataques fueron provocados durante episodios de angustia emocional severa, tales como el dolor, el miedo o la ira. Sin embargo, observaron que 20 de estas personas habían sufrido este trastorno cardiaco tras hacer vivido una situación feliz y alegre, como puede ser una fiesta de cumpleaños, una boda o el nacimiento de un nieto.

"Los médicos deberían ser conscientes de esto y considerar también que los pacientes que llegan a urgencias con síntomas de infarto, como dolor en el pecho y dificultad para respirar, pero después de haber vivido una situación feliz o emotiva, podrían estar sufriendo este síndrome", explica la cardióloga Jelena Ghadri, autora principal del estudio para el sitioRT.Asimismo, Ghadri apunta que sus hallazgos sugieren que tanto los acontecimientos felices de la vida como los tristes pueden "compartir vías emocionales similares".

No hay comentarios.:

Publicar un comentario