"La idea es volverse un poco invisible y estar ahí observando y capturando todo lo que sucede para poder luego volver a revivirlo.", concluyó Aiscurri.